¿Qué hubiera pasado si…? ¿Y si tal vez hubiera hecho esto o dicho aquello? Estas son sólo  algunas de las tantas preguntas que plantea ‘Past Lives‘, la ópera prima de Celine Song que explora el reencuentro de algo más que dos amigos de la infancia, Nora y Hae Sung, quienes se ven obligados a confrontar su pasado, sus decisiones y los caminos que tomaron.

Cuando la familia de Nora emigra a Canadá la vida de ambos se transforma, pero doce años después se reencuentran gracias a Internet; se reconectan, comienzan a re-conocerse, y aunque la conexión entre ambos resurge, las circunstancias de sus vidas presentes los empujan en direcciones opuestas hasta que, nuevamente, doce años después, como en una especie de elipsis, se ven en vivo y en directo en Nueva York donde ponen a prueba ese vínculo particular que los une, hurgando en el pasado porque él quiere volverla a ver otra vez.

Y es precisamente a partir de remover ese pasado que: se puede ver, pero no tocar según Wong Kar Wai en ‘Deseando Amar’; o ese pasado que es una historia que nos contamos a nosotros mismos como lo plasma Spike Jonze en ‘Her’, la directora coreana teje una historia íntima, emotiva y melancólica, basada en experiencias personales que parte del concepto In-yun el cual consiste en que dos seres, que en algún momento de sus vidas se cruzaron e interactuaron, podrían llegar a tener una especie de conexión profunda y estar conectadas eternamente al punto de haber sido almas gemelas o ser el uno para el otro, y que tarde o temprano se volverán a encontrar gracias a los avatares del universo.

En ‘Past Lives’, la vida separa a Nora y Hae Sung, pero el destino los vuelve a unir años después. Este reencuentro despierta recuerdos y sentimientos que creían olvidados, y entran en el juego de la remembranza, de una que comparten desde su preadolescencia, un lugar donde su conexión era pura e inquebrantable y a la que se aferran como un refugio en el presente. Añoranzas que les permiten revivir momentos de felicidad y nostalgia, pero que también actúan como un recordatorio de lo que pudo haber sido y no fue, de si hubieran hecho esto y no lo otro.

Y son esos recuerdos de ¿un amor verdadero? Que desafía el paso del tiempo, el de las circunstancias, el de las distancias, que Song maneja con una sutileza en esos pequeños instantes de encuentros y desencuentros donde Nora (Greta Lee) y Hae Sung (Yoo Teo) se analizan, se contemplan, se cuestionan, se quedan en silencio, se sonríen mutuamente, donde su relación parece desmoronarse o concretarse; momentos que hacen recordar ‘Lost in Translation‘ de Sofía Coppola, ‘Tres Tiempos‘ de Hou-Hsiao-Hsien o la misma trilogía de Richard Linklater, en donde la soledad, el destino y la nostalgia cuestionan y ponen en riesgo el amor y los vínculos alrededor de este.

Asimismo, la historia de ‘Past Lives’ muestra cómo, a pesar del peso del pasado, el presente ofrece la oportunidad de crear nuevas conexiones y tomar decisiones diferentes tal y como lo hace Nora al casarse con otro escritor o al cambiar sus intereses que van desde obtener el premio Nobel a el de ganarse un premio Tony; o recuerda la importancia de las conexiones que se construyen con los demás definen al ser humano, lo apoyan y le marcan un camino como la decisión de Hae Sung de ir a China o a Nueva York y las consecuencias que aquello conlleva.

Con esta multi nominada a los premios Oscar, incluyendo mejor película, la reflexión sobre la naturaleza y la complejidad de las relaciones y las conexiones humanas, la importancia de las decisiones que se toman, y la fuerza del amor como un motor que puede desafiar el tiempo, el espacio y la distancia, queda servida sobre la mesa en esta historia aparentemente sencilla que no deja de lado cuestionarse sobre el destino, la nostalgia, el arrepentimiento al igual que sobre el poder de los recuerdos, la memoria y el pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *