El sendero tortuoso pero gratificante que significa hacer la cobertura de la temporada de premios está a siete días de finalizar. Justo dentro de una semana, la 96ª edición de la gala de los Oscars se celebrará en el Dolby Theatre de Los Ángeles, coronando a los cuatro actores que sucederán a Ke Huy Quan, Jamie Lee Curtis, Brendan Fraser y Michelle Yeoh. Con tres de las cuatro categorías interpretativas bastante sentenciadas, toda la emoción recae sobre el embudo que provoca el duelo Emma Stone vs Lily Gladstone en Mejor Actriz Protagonista.

Nadie discute que lo que hace Emma Stone en ‘Pobres Criaturas’ es una actuación espectacular. Ese desaprendizaje cognitivo que demanda el guion, junto a la expresividad corporal propia que Stone aporta, han hecho de Bella Baxter un personaje a buen seguro inolvidable, y así se lo ha reconocido tanto la crítica como la industria. Ganadora de la Copa Volpi en Venecia, 21 premios ganados durante el circuito crítico, Globo de Oro + Critics’ Choice + BAFTA en su bolsillo y la imagen más que estable de una estrella aclimatada a lucirse en campaña. Incluso el hecho de tener ya un Oscar (por su memorable Mia en ‘La La Land’) y haberlo ganado hace menos de diez años, no parece importarle a Hollywood, que ve en Emma Stone un baluarte de presente y futuro para perpetuar el legado del talento y el glamour. ¿Qué falla entonces? Que, en el último envite de la carrera, Lily Gladstone le ganó el SAG, el premio con mayor representación de votantes de la Academia. Quizá a Emma no le perdonasen su poca solidaridad durante la huelga (trató de sortear el paro de manera reprochable) y fue un tirón de orejas, o quizá Gladstone sí que reúne más apoyo académico este año que ella.

Cuando en mayo de 2021 se publicó la primera imagen de Lily Gladstone y Leonardo DiCaprio en ‘Los Asesinos de la Luna’, Gladstone captó miradas y generó cierto hype en torno a su personaje. Cuando la película se estrenó en el Festival de Cannes, los afortunados que la vieron en La Croisette confirmaron las sospechas de que ella era de lo mejor de la película, y cuando se estrenó en cines, ya todos dieron fe del trabajo que había hecho Lily Gladstone en el filme de Scorsese. La que más premios de la crítica ha ganado, la que se impuso a otras como Mulligan y Hüller en los Globos de Oro y la única que ha logrado arrebatarle algo a Emma Stone en un duelo directo. Esa victoria hace ocho días en el SAG abrió la carrera y generó un debate necesario, visto lo visto con los otros quintetos actorales, ya vistos para sentencia. Lily tiene la mejor narrativa del quinteto: es una nativa americana, criada en la reserva Blackfeet, en Montana. Darle el Oscar sería ser ecuánimes con lo que su película y su personaje representan, y ayudaría en ese progresismo académico que se intenta proyectar. En contra, no estuvo nominada al BAFTA, no deja de ser primera nominada y que solo una mujer ha ganado el Oscar como protagonista saliendo en una obra de Scorsese.

No es el primer año (y seguramente no va a ser el último) en el que Francia se equivoque eligiendo a su representante para competir en los Oscars. Aun siendo la Palma de Oro, el país galo ignoró ‘Anatomía de una caída’, que se ha acabado colando en categorías como Guion Original, Dirección, Película y Actriz Protagonista. Precisamente esta última categoría suscita un interés curioso, y es que Sandra Hüller, extraordinaria como la protagonista de la película de Justine Triet, tiene un poco la etiqueta de jueza de la categoría. En esta época de la carrera, con los Oscars a días de celebrarse y con las votaciones ya terminadas, empiezan a salir los «honest ballots», que son testimonios de votantes anónimos sobre sus elecciones. Algunos señalaban que votaban a Hüller por su fabuloso papel, y esto indirectamente incide en la lucha Stone vs Gladstone porque es un voto menos para alguna de las dos. Quizá la división de voto pueda llegar a beneficiar a Hüller, que tiene mucho del voto europeo a su favor, aunque la estadística no está con ella, pues una actriz francesa no gana el Oscar desde Marion Cotillard en 2007 (si se analiza lo puramente europeo obviando lo británico, la estadística es peor). Que Margot Robbie le quitase la nominación al SAG y que sea también primera nominada le perjudica, pero a río revuelto entre las favoritas, la que gana es ella.

Nominadas a Mejor Actriz Protagonista en los Oscars 2024: Emma Stone, favorita al Oscar
Nominadas a Mejor Actriz Protagonista en los Oscars 2024: Emma Stone, favorita al Oscar

Una de las early frontrunners cuando aún estaba caliente la temporada de premios del año pasado era Carey Mulligan. Todos pensaban que ‘Maestro’ iba a ser una película soberbia que por fin le daría el Oscar a Bradley Cooper, y que quizá también haría parte de esa ola de reconocimiento a la que hacía de su esposa en la ficción. Cuando la gente vio la película, las reacciones no fueron tan entusiastas y muchos acabaron desencantados con el ansía palpable de Cooper por impresionar como Leonard Bernstein. La película acabó siendo nominada a siete Oscars, entre ellos el de Carey, pero la película ha llegado al final de la carrera sin fuerza ninguna. A la tercera no será la vencida para Carey Mulligan, que después de haber estado relativamente cerca de ganarlo hace cuatro años por ‘Una joven prometedora’, asiste a esta edición de los Oscar un poco en calidad de espectadora de lujo. Una pena, teniendo en cuenta que su dulzura y su irreductible amor como Felicia Montealegre en la película son lo mejor de la misma, y que ha sido la actriz más regular del quinteto junto a Emma Stone, estando en todos los precursores.

En la misma tesitura se encuentra Annette Bening, la más experimentada de la categoría, por edad y por número de nominaciones (esta es su quinta nominación). Bening, al igual que le sucede a Colman Domingo en el quinteto masculino, sobrevivió a no ser prioridad de Netflix, y acabó llevándose el gato al agua por delante de otras favoritas como Margot Robbie o Greta Lee. Pasó algo desapercibida durante la rueda de los críticos, no estuvo nominada al Critics’, no estuvo nominada al BAFTA, y con todo eso ha sido nominada al Oscar junto a su compañera de reparto, Jodie Foster. Bening es de esas actrices que provoca asombro saber que aún no ha ganado la estatuilla, y su personaje en ‘Nyad’ es un ejemplo de tesón, determinación y resiliencia, algo que en años como el del triunfo de Sandra Bullock por ‘The Blind’ (donde los dramas deportivos con gente blanca que triunfa y un tono desenfadado eran caviar para los académicos) le hubiesen otorgado probablemente el galardón. Tendrá que esperar otra vez Bening, que a sus 65 años aún tiene cuerda para rato visto lo que es capaz de hacer en su película.

En la categoría de Mejor Actriz Protagonista queda reducida toda la emoción de una temporada de premios. En este quinteto está la intriga que siempre se espera cuando llegan los Oscars. ¿Será el segundo Oscar de Emma Stone, confirmándola como una de las actrices de su generación y aupándola a lugares donde ya están Cate Blanchett o Jodie Foster, entre otras? ¿O será el primero de Lily Gladstone, honrando a los primeros moradores de la tierra sobre la que se levanta América al reconocer a una mujer que sobrevive a la crueldad del hombre blanco y reconociendo que la Academia es una institución cada vez más pluralista y abierta? Todo lo que no sea uno de estos dos nombres el próximo día 10 de marzo, se deberá entender como una sorpresa de épicas proporciones.

Disfruten de los Oscars, que ya están aquí por fin. Hasta el año que viene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *